Carlos Viloria

martes, 8 de marzo de 2016

Comercio Justo y los Bloques Económicos Regionales

Luego de la segunda guerra mundial, se inicia de manera temprana en Europa un proceso de integración comercial, que en las postrimerías del siglo XX, dio origen a la Comunidad Económica Europea. En la cual se sumaba todo el bloque occidental, a excepción de los nórdicos. No obstante, la integración superó lo meramente económico y ha supuesto un proceso lento pero firme de cohesión política. Hoy día con una moneda común (Euro), políticas comerciales comunes, un parlamento, banco central y lineamientos de acción hacia el exterior, la Unión Europea representa uno de los procesos de integración más exitosos hasta el presente.
Los continentes africano y americano, en un proceso más lento y gradual, también han dado pasos hacia la conformación de bloques regionales de comercio. Concretamente en el caso americano, el TLC suscrito entre Canadá, USA y México, registró un hito en su momento. Mientras que en el eje centro y suramericano, la integración económica ha estado supeditada a la consolidación de las democracias y la industrialización paulatina de los diferentes países. A mediados de los 80 del siglo pasado, surgen iniciativas con más o menos aciertos, como el CARICOM y La Comunidad Andina, pero no es sino hasta la conformación del MERCOSUR, cuando  Suramérica avanza en un bloque, cuya producción y consumo, representa un mercado atractivo y significativo en el orden mundial.
Los bloques de comercio regionales, se sustentan teóricamente en los supuesto de David Ricardo (1876). Más recientemente surge una nueva visión, aún incipiente como teoría, denominada Comercio Justo, sustentada en las ideas del capital social de acuerdo con los teóricos Bourdieu (1980; 1997), Coleman (1990) y Putman (1993). Más allá de las discusiones teóricas, las integraciones comerciales entre los países, así como tienen sus innegables bondades, también arrastran consecuencias no tan gratas y poco atractivas. De ahí, la presente discusión, orientada al debate de ideas, la profundización de saberes y fomentar la visión crítica de la realidad económica y mundial para los administradores. Por ello, les planteo las siguientes actividades:

1.- Llevar a clases, en acuerdo a fecha pautada, un mapa conceptual o mental ( según sea su preferencia personal) conceptualizando y diferenciando los bloques de comercio regionales (BCR) y el comercio justo.
2.- En el blog, incluir su comentario, argumento, idea u opinión sobre el tema. A modo de orientación, consideren las siguientes interrogantes: ¿Es contrario el Comercio Justo a la conformación de BCR? ¿Cuál debe ser la perspectiva de un administrador sobre el tema en discusión? ¿Es importante este tema para un administrador que ejerza en una micro o pequeña empresa en la localidad boconesa?
Para terminar les dejo una serie de enlaces, cuidadosamente seleccionados, en los que pueden profundizar sobre el tema en cuestión.
Saludos y nuevamente les recuerdo: el debate de las ideas debe conducirnos a la claridad del entendimiento propio y mutuo… de eso se trata.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More